Una joven de 22 años denunció que recibió una golpiza de parte de patovicas, quienes incluso le habrían quebrado un dedo. Se trata de Camila Romano, quien salió a bailar y terminó siendo violentada. Como resultado del ataque, tuvieron que operarle la mano, por lo que deberá hacer fisioterapia para recuperarse.

El hecho tuvo lugar en la madrugada del viernes de la semana pasada en un conocido boliche de la ciudad de Yerba Buena, en avenida Perón al 1.100. Luego del incidente, la muchacha realizó la correspondiente denuncia en la comisaría de la “Ciudad Jardín”.

Según manifestó la denunciante, todo sucedió cuando ingresó al sector vip del local bailable acompañada por su hermana y el novio. Posteriormente dijo que se dirigió al baño y que, mientras se retocaba frente al espejo, una mujer de cerca de 30 años le habría sacado la cartera. Luego, la supuesta ladrona se escondió en la barra y delante de ella se colocó un patovica protegiéndola.

Fue entonces que Camila discutió con el guardia de seguridad pidiéndole que revisara a esta mujer para que le devolviera su cartera. Lejos de eso, el hombre la habría tomado de los hombros, luego de las muñecas y de la mano, para finalmente lastimarle un dedo.

“Al quebrarme, del dolor comencé a tirar patadas para que me soltara y ahí de repente aparece otro patovica alto que me tiró una piña. En ese momento me desmayé. Me empezaron a arrastrar y me sacaron como una bolsa de basura y me dejaron afuera. Cuando me arrastraron me bajaron el pantalón hasta la mitad de la cola”, relató la joven a Telefe Tucumán.