El pasado fin de semana, se registró un hecho lamentable de violencia en la cancha de San Pablo. Familiares de niños, que participaban de un certamen de fútbol infantil, agredieron a los árbitros del encuentro. Se disputaba el partido entre Unión Aconquija y la Escuela Miguel Brandán.

Sebastián Barrionuevo, árbitro de fútbol, declaró: «Al terminar el partido, jugadores de Aconquija, padres y allegados agredieron a los árbitros Marcos Amar, Marcos Gorosito y Exequiel Jiménez«. El colegiado manifestó que los damnificados se encuentran bien, precisó que «tienen hematomas en la cara» y resaltó que la situación «no pasó a mayores gracias a la gente de San Pablo. Ellos los rescataron y pudieron llevarlos a la zona de vestuarios, para que no los sigan golpeando».

Para Barrionuevo, «todos tienen que dar el ejemplo, pero en el video se ve a los padres agrediendo a los compañeros». La situación tomó gran repercusión, luego de que los videos e imágenes del incidente fueran viralizados en redes sociales.

A raíz de este nuevo hecho de violencia, se decidió realizar un paro en todas las categorías de fútbol. Mañana habrá una reunión de autoridades para ver cómo seguirán con las medidas, las cuales, por el momento, «serán por tiempo indeterminado».