T triras promulgarse el Decreto 70/2023 que derogó la Ley de Alquileres en diciembre de 2023, se actualizarán los primeros contratos firmados bajo el régimen trimestral. No obstante, los precios se deben ajustar según la fecha de firma del contrato. El DNU introdujo la posibilidad de que las partes involucradas en un acuerdo de alquiler combinen índices y periodicidades de ajuste según su conveniencia. Para esto, muchas personas utilizan el Índice de Precios al Consumidor (IPC), ajustando los montos de acuerdo a la inflación. 

La reforma desinstaló múltiples restricciones previas que limitaban las negociaciones. Especialistas sostienen que hay más oferta y permite establecer contratos más cómodos, los cuales se rigen por el Código Civil y Comercial. No obstante, los especialistas recomiendan utilizar calculadoras de inflación para precisar el monto actualizado de alquiler. “Estas herramientas digitales ofrecen una manera práctica para determinar el nuevo monto a pagar, ingresando el valor actual del alquiler y la duración del período de ajuste deseado. El resultado refleja no solo el incremento debido a la inflación acumulada durante ese período, sino también proporciona el porcentaje específico de este aumento, simplificando así el proceso de actualización”, sostiene Enrique Abatti, directivo de la Cámara de Propietarios de la República Argentina. “Las fluctuaciones económicas que ahora pueden ser gestionadas directamente por inquilinos y propietarios”, destacó.

Rodolfo Martin Barbieri, abogado asesor de la Cámara Inmobiliaria Argentina indicó que la forma más sencilla de calcular el trimestre es multiplicando el importe que venía pagando el locatario por el índice de enero. Luego este se multiplica por el de febrero y luego lo mismo con marzo. Así se sabrá el acumulado para el primer trimestre del año. Sin embargo, dichos cálculos no serían posibles hasta mediados de abril, cuando se divulga el dato de inflación correspondiente a marzo de 2024.

IPC e ILC

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) es mayor que el Índice para Contratos de Locación (ICL). El primero refleja un indicador que se utiliza para medir la evolución de los precios de los bienes y servicios que consumen las familias. En tanto, el ICL tiene en cuenta en partes iguales las variaciones mensuales del IPC y de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE). “A fines de junio, para los contratos que se actualicen trimestralmente por uno u otro índice, habrá que recurrir a la misma fórmula de cálculo, tomando como base el precio desde abril”, indicó Barbieri. El ICL es elaborado diariamente por el Banco Central (BCRA). El organismo lo publica alrededor del día 15 de cada mes y lo deja registrado en la resolución hasta el día 16 del mes siguiente.