La jueza María Eugenia Maiztegui, que investiga a sindicalistas de Camioneros imputados por el bloqueo a una distribuidora de San Pedro, pidió licencia por cuestiones “médicas” y no pudo estar esta mañana en una audiencia en la cual se debatió la situación procesal de los acusados. Román Parodi, titular del Juzgado N° 1 de Garantías, subrogó a la magistrada en su ausencia.

Según informó Infobae, medios locales aseguran que la jueza sufrió un pico de estrés. Llamó la atención de la prensa que, frente a las presiones políticas y gremiales que sufrió Maiztegui, no hubo muestras públicas de respaldo de jueces y colegios de abogados.

Dirigentes de la oposición denunciaron que Maiztegui fue presionada por el diputado Leopoldo Moreau, quien en su condición de presidente de la Comisión Bicameral de Inteligencia la habría amenazado con acusarla por mal desempeño.

La jueza había ordenado la detención de dos dirigentes del Sindicato de Camioneros. Concretamente, Maximiliano Cabaleyro y Fernando Espíndola, acusándolos de extorsión y coacción en el marco de un bloqueo a un empresario local. Tras la audiencia realizada este jueves, el tribunal deberá resolver si dicta la prisión preventiva solicitada por la fiscal María del Valle Viviani.

Según el diario El Norte, de San Nicolás, la fiscal “sostiene que existe peligro procesal y por eso pedirá que los imputados afronten el proceso detenidos por el riesgo de entorpecimiento de la causa”.