Como es tradición, cada vez que fallece alguna de las integrantes de Madres de Plaza de Mayo, las cenizas de su difunta presidenta, fueron esparcidos alrededor de la Pirámide de Mayo, en la plaza homónima. Allí, cerca de las 15.30, una multitud de personas, dirigentes e integrantes de la organización acompañaron la ceremonia.

Ahora, los restos de Hebe de Bonafini descansan donde alguna vez, junto a otras madres del pañuelo blanco, marchó incansablemente pidiendo verdad y justicia.

En el acto estuvieron presentes dirigentes del kirchnerismo, referentes de organizaciones de Derechos Humanos, Axel Kicillof, junto a su gabinete, intendentes e integrantes de movimientos sociales cercanos a Cristina Fernández de Kirchner.

Quién no participó del acto, fue el presidente Alberto Fernández, quien transita por problemas de salud y permanece en reposo desde su regreso de Indonesia. No obstante, el mandatario no fue invitado a la ceremonia.

La ausencia de Fernández también responde al cruce que mantuvieron con la organización a través de Twitter. “Con la partida de Hebe de Bonafini perdimos una luchadora incansable. Reclamando verdad y justicia junto a las Madres y Abuelas, enfrentó a los genocidas cuando el sentido común colectivo iba en otra dirección. Con enorme cariño y sincero pesar, la despido. Hasta siempre Hebe”, había redactado el Presidente al enterarse del fallecimiento.

Como respuesta, desde Madres, a través de la misma plataforma, señalaron: “Sr. Presidente, no se perdió nada, el legado de las Madres vive en el pueblo. Relacionar la lucha de nuestra Presidenta con otra organización es un insulto. Por suerte Hebe hizo público todo lo que pensaba de usted”.