El próximo lunes iniciará el juicio contra un hombre que habría intentado abusar de Lali Saracho a la salida de un boliche. El hecho ocurrió en 2016, sin embargo recién ahora la causa fue elevada a juicio. VOVE Tucumán dialogó con Doris, hermana de la víctima, quien brindó detalles de esta situación. 

“Seis años nos llevó elevar a juicio la causa de mi hermana. Por diferentes causas, por una instrucción muy mal hecha en su momento, no prosperó antes el juicio. Por suerte, nuestras abogadas apelaron para que vieran el caso como una perspectiva de género por lo que se pudo elevar a juicio, el cual iniciará este próximo lunes”, expresó. 

Doris, que participó de una nueva marcha anoche hacia Casa de Gobierno, no pierde la esperanza que se haga justicia. “Tengo fe de que va a haber condena. Los abogados no pueden garantizar que haya condena, pero sí están dadas las condiciones”, señaló. 

Lamentablemente, la hermana de la víctima indicó que Lali no se encuentra bien, a pesar de haberse ido de la provincia. “Me gustaría decirte que está bien, pero no lo está. No se ha recuperado, tiene dolores físicos permanentes lo que la hacen acordarse todo el tiempo del hecho que vivió. Además del hecho traumático cuando alguien abusa de tu cuerpo, son marcas que las mujeres nunca se sacan”, afirmó. 

El caso

El acusado del caso es un joven de apellido Rivas, quien habría llevado a Lali a un callejón del Oratorio en Yerba Buena para cometer su crimen. La joven se resistió y por lo que él le habría propinado una violenta golpiza que hasta el día de hoy le dejó secuelas. El acusado permaneció detenido un par de días y luego fue liberado al no encontrar pruebas del abuso sexual. 

“Él, más libre que nosotros mismos, siguió haciendo su vida. Nunca tuvo condena social ni condena de la Justicia. Es entrenador de fútbol y se sigue desempeñando como si nada. Se ha pedido muchas veces que se lo aparte cuando mi hermana concurría a esos lugares y nunca nos dieron lugar. Lo que sucede es al revés, cuando nosotros lo vemos a él nos retiramos del lugar”, concluyó Doris.