El Ministerio Fiscal le imputó el delito calificado como homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haber sido cometido mediando violencia de género.

Este martes se realizó la primera audiencia en el marco de la causa que investiga el femicidio de Rosa Alejandra Celiz (53), ocurrido el domingo pasado en la localidad de Estación Aráoz. El Ministerio Fiscal, a través de la Unidad Fiscal de Homicidios de Feria, solicitó que se declare legal y legítima la aprehensión del acusado, Raúl Eduardo Albarracín (68), alias “Lalo”, al tiempo que formuló cargos y pidió medidas de coerción en su contra. Se lo acusa de haberle asestado a la víctima múltiples puñaladas con un hacha.


Siguiendo instrucciones de la fiscal María Alejandra Navarro, la auxiliar de fiscal Luz Becerra le imputó a Albarracín ser presunto autor del delito homicidio doblemente agravado por el vínculo y por haber sido cometido mediando violencia de género. “Estamos hablando de un hecho sumamente grave, el que tiene mayor reproche en nuestro sistema penal: la prisión perpetua”, expresó la investigadora.

Evidencias y prisión preventiva

A pocas horas del brutal episodio, la Fiscalía logró recolectar una serie importantes evidencias. Entre ellas, hay cuatro testimonios: una vecina que al escuchar gritos salió a ver qué pasaba y observó a Celiz tendida en el piso y a su marido con un hacha en la mano; el hombre, que alertado por esta vecina, realizó la denuncia en la comisaría; el primer policía que arribó al lugar; y un sobrino de la víctima.
En ese sentido, a los fines de resguardar el proceso, Becerra requirió que se le imponga al imputado la prisión preventiva por seis meses. Por su parte, la defensa se opuso al plazo y pidió que sea por dos meses. Finalmente, en su resolución, el juez decidió aceptar la medida de coerción por el término de cuatro meses.

La teoría del caso

El femicidio se registró el 22 de enero del 2023, alrededor de las 19 h, en un domicilio ubicado en el asentamiento barrio Loteo Díaz, en la localidad de Estación Aráoz, lugar de residencia de Albarracín y su esposa. Allí, el imputado, con claras intenciones de causarle la muerte a Celiz y mediando un contexto de violencia de género al existir una relación desigual de poder del mismo sobre ella, le asestó múltiples golpes (al menos cuatro) con un hacha, provocándole lesiones fundamentalmente en la cara, en la parte superior derecha del tronco, en la pierna izquierda, en tórax y abdomen. La víctima falleció por un shock hipovolémico, como consecuencia de las heridas de arma blanca.