En la jornada de ayer tuvo lugar una audiencia a pedido de la defensa técnica de Armando José Zarlenga. El objetivo de los abogados defensores era solicitar la revocación de las medidas de coerción (arresto domiciliario) que viene cumpliendo. La medida fue prorrogada el pasado 8 de julio por dos meses más.

Cabe destacar que el golfista está acusado por el delito de homicidio culposo por conducción imprudente y antirreglamentaria, agravado por la pluralidad de víctimas. «Nos vamos a oponer al pedido de modificación de las medidas de coerción que viene sufriendo el imputado. La consecuencia de haber consumido bebidas alcohólicas, fue producir la muerte de dos personas en una avenida totalmente iluminada», afirmó el representante del MPF.

Previo a la resolución del juez, la madre de la víctima insistió en que el acusado debería estar en el penal de Villa Urquiza. «Quiero dejar en claro que hace tres meses y ocho días que no lo tengo a mi hijo mientras él quiere hacer su vida normal. Se hubiera percatado que estaba manejando en estado de ebriedad y que por su culpa ya no lo tengo a mi hijo y ahora quiere andar por la calle libre. Para mí tiene que estar en el penal de Villa Urquiza», expresó.

El magistrado, finalmente, resolvió no hacer lugar al cese del arresto domiciliario. Los defensores del golfista, en tanto, adelantaron que interpondrán apelación.