Los directivos de la empresa de distribución de energía, EDET, manifestaron que en agosto se aplicó el último incremento al servicio. El objetivo fue el de compensar el efecto de la inflación de los pasados20 meses. Esto elevó el costo del suministro de energía en un 33%, que fueron aplicados este año en tres tramos: junio, julio y agosto.

Horacio Nadra y Alfredo López, gerentes de la empresa, explicaron a Los Primeros, que el ajuste correspondió a la actualización tarifaria. La misma no sufrió modificaciones durante todo el año 2021. A nivel práctico, esto significó un impacto en los usuarios residenciales; un 45% de aumento, para quienes no reciben subsidios y un 12,9%, para quienes gozan de la ayuda estatal. 

Nadra detalló los costos que pueden inferir de las facturas. «El 38% aproximadamente, cubre el servicio de EDET. El resto lo integran impuestos, y los costos de la generación de energía a cargo de CAMESA«. Recordó que en total EDET tiene 550 mil clientes, de los cuales 500 mil son residenciales. A su vez, 170 mil de estos, están subsidiados por el gobierno provincial bajo la denominación de la tarifa social. 

Respecto al pago promedio mensual de las boletas, Nadra indicó: «De la factura residencial en general, el 50% paga unos 2.500 pesos o menos por mes. El 80% abona 5.000 pesos o menos; y quienes están dentro de la tarifa social, tienen un descuento del 30%, 40%, en función de su consumo«.

Nuevos precios luego de la quita de subsidios

Consultado sobre el impacto que tendrá en las boletas la segmentación de las tarifas, Nadra explicó que configurarán un 20% de aumento. Por su parte, López indicó que «la quita alcanza a los clientes considerados de altos ingresos. Representan a un 11% del universo de usuarios residenciales. Mientras que, los de clase media dispondrán de 400 kw/h subsidiados por mes. A partir de aquí, el excedente pagará el valor de un cliente de altos ingresos«.

Mientras que, para los usuarios de bajos ingresos «la administración provincial les garantizará el subsidio pleno, sin importar el consumo que tenga«, dijo Nadra. El impacto en las boletas por la quita, «comenzará a verlo el usuario a partir del 1 de octubre y esto alcanzaría al 15% ó 20% de la población», concluyó el directivo de EDET.