Luego de la denuncia de una mujer el pasado 18 de septiembre, la policía detuvo y ahora allanó la casa del informático que instalaba cámaras de seguridad. En su domicilio encontraron decenas de videos de clientas en situaciones íntimas.

Todo habría comenzado luego de que la pareja del técnico le informara a una mujer, que había instalado cámaras de seguridad en su casa, que entre los archivos de la computadora del hombre se encontraba un video suyo. La víctima decidió instalar cámaras de vigilancia por un hecho de inseguridad y en ese entonces el acusado le requirió sus datos de Google.

Tras enterarse, la mujer asentó la denuncia en la comisaría de Famaillá. Luego, mientras el informático declaraba en la dependencia policial, llegaron otras víctimas expresando haber sufrido situaciones similares. Ante esto, el sujeto amenazó, frente a los oficiales, con sacar a la luz el contenido de las grabaciones.

Por su parte, el Ministerio Público Fiscal abrió una causa y solicitó medidas judiciales para obtener evidencia. En el allanamiento realizado en la vivienda del denunciado, los policías encontraron cerca de 90 archivos con material íntimo. Además, secuestraron 3 computadoras, monitores y teléfonos celulares.

En tanto, el fiscal Leguizamón, a cargo de la investigación expresó que “estamos en una etapa incipiente de la investigación, en la que todavía faltan elementos que nos permitan determinar el daño real sufrido por las víctimas y el delito cometido por el acusado, ya que nuestra legislación no contempla un tipo penal específico”. “La idea es establecer cuándo y de qué manera sucedieron los hechos y, si además de poseer el material, el mismo era distribuido a través de la red, con la cual se ampliaría la acusación”, finalizó.