Cada 12 de mayo, desde 1965, se celebra el Día Internacional de la Enfermería (también denominado Día Internacional de la Enfermera). La conmemoración anual es promovida por el Consejo Internacional de Enfermería (ICN, en inglés) y el lema, para esta ocasión, es «Una voz para liderar». Se escogió esta fecha por ser el natalicio de Florence Nightingale, enfermera, escritora y estadista británica. Fue considerada precursora de la Enfermería profesional contemporánea y creadora del primer modelo conceptual de enfermería.

El día de hoy, Carolina, quien se desempeña como enfermera profesional en el CAPS 25 de Mayo, brindó unas palabras en diálogo con VOVE Tucumán. Consultada sobre cómo se vive la profesión en nuestra provincia, contestó: «A pesar de ser poco rentable económicamente, tiene mucha demanda. De hecho muchos jóvenes y adultos se acercan a ella».

En estos últimos años, cuando transcurrimos las últinas de una pandemia mundial, las profesiones de salud tomaron un rol protagónico en la escena. Respecto a esto, consultamos con Carolina si considera que la gente sabe valorar la responsabilidad que conlleva semejante tarea y si se siente cuidada por el Estado. «Creo que la gente nos valora cuando se siente bien tratada y acompañada. Aunque al Estado le falta mucho por comprender lo valioso de nuestra labor», compartió.

Vocación es la palabra clave

Las profesiones en el ámbito de salud están marcadas por una fuerte vocación de servicio, especialmente la Enfermería, donde los profesionales se dedican en cuerpo y alma a los pacientes. «La enfermería no busca el reconocimiento», detalló Carolina. «Trabaja desde la conciencia y la satisfacción del deber cumplido», aclaró.

Para finalizar, opinó que «para ser buena enfermera se necesita empatía. Ponerse en el lugar del otro, tratar al paciente de la misma manera en que me gustaría ser tratada. La enfermería es vocación de servicio, es el arte de cuidar y acompañar. Es decir, entregar tu ser para el bienestar del otro».