Una de las rupturas más relevantes de este año, sin duda, se la lleva la finalización de la pareja entre Shakira y Gerard Piqué. Todo luego de confirmarse que el deportista se encontraba en un acto de infidelidad con Clara Chía Martí, una joven española.

Ambas estrellas se mantuvieron alejados de la prensa y no realizaron ninguna declaración al respecto de la separación. Hasta ahora. La cantante colombiana decidió romper el silencio y, por primera vez, habló con un medio estadounidense sobre toda esta situación.

A través de la revista Elle, Shakira no pudo evitar que durante la entrevista le preguntaran respecto al nuevo romance del futbolista. «Quiero preguntar sobre la disolución de su relación. Su expareja se ha dejado ver junto a su nueva novia. Parece que no quería que terminara su relación, y fue una sorpresa para usted que la relación terminara. ¿Cómo llegaron a comprender que ya no iban a estar juntos?», consultó la periodista.

Con intenciones de evadir la pregunta, la intérprete decidió responder de manera segura y muy contundente. «Creo que esos detalles son de alguna manera demasiado privados para compartirlos, al menos en este mismo momento, todo es tan crudo y nuevo. Solo puedo decir que puse todo lo que tenía en esta relación y en mi familia», comenzó explicando.

Sin embargo, la artista decidió comenzar a hablar y relatar los aspectos de su vida que, hasta el momento, eran desconocidos. «Antes de que mis hijos comenzarán la escuela, tenía una vida realmente nómada: había vivido toda mi existencia como artista, viajando sin parar, yendo a diferentes lugares del mundo, de gira, haciendo espectáculos, promoviendo, construyendo escuelas en Colombia y grabando en diferentes países alrededor del mundo. Incluso durante los primeros años de mi relación con Gerard y cuando tuve a mi primer hijo, Milan. Lo llevé conmigo a todas partes desde que tenía 2 meses. Incluso recuerdo amamantarlo constantemente en el set de The Voice», expresó.

Además, agregó: «Una vez que mi hijo comenzó la escuela, a finales de 2014, supe que mis viajes constantes y mi existencia nómada tenían que dejarse en segundo plano y mi carrera tenía que ponerse en segundo plano. Sabía que cuando empezó la escuela tenía que asentarme, echar raíces en Barcelona y estar allí para él y para Gerard y luego también para Sasha». Desde ese punto, Shakira comenzó a explicar cómo las necesidades profesionales de su exesposo comenzaron a influenciar en esa situación: «Como futbolista, quería jugar al fútbol y ganar títulos y yo tenía que apoyarlo. Quiero decir, uno de los dos tuvo que hacer un sacrificio, ¿no? O dejaría su contrato con el Barcelona y se mudaría a Estados Unidos conmigo, dónde está mi carrera, o tendría que hacer eso en su lugar».

De esta forma, la intérprete dejó en claro que ella puso a sus hijos delante de su carrera artística, y junto con ellos, la carrera de Piqué. «Uno de los dos tuvo que hacer ese esfuerzo y ese sacrificio. Y lo hice yo. Puse mi carrera en segundo plano y vine a España, a apoyarlo para que pudiera jugar al fútbol y ganar títulos. Fue un sacrificio de amor. Gracias a eso, mis hijos pudieron tener una mamá presente, y tengo con ellos ese vínculo increíble que es inquebrantable y que nos sostiene. Esto es todo lo que puedo decir», cerró.

Si bien no hubo respuesta de forma directa, tácticamente Shakira dejó entrever que por su parte ha dado todo de sí para que su relación con el deportista funcione. Además, utilizó la palabra «crudo» para definir la forma en que sucedieron los hechos.