El 21 de junio se celebra el Día del Poliamor. Si bien se está hablando mucho de este tipo de contrato vincular sexoafectivo, es necesario preguntarse qué sabemos al respecto y cuál es la diferencia con la poligamia.

España fue el primer país en celebrar este día, eligiendo la mencionada fecha en coincidencia con el solsticio de verano boreal. El poliamor es, sin dudas, uno de los temas del momento y cada vez más creciente y popular. 

Para hablar respecto de este tema, desde VOVE Tucumán dialogamos con la sexóloga Victoria Puertas, quién definió al poliamor como la relación sexoafectiva no monógama responsable y consentida entre tres o más personas, la cual está marcada por acuerdos entre los participantes. «Hay vinculación afectiva entre todas las partes. Generalmente buscan convivir, son ‘poliamorosos’ abiertamente y se muestran socialmente todas las partes vinculadas. Entonces la diferencia con poliamor es que la poligamia es un matrimonio múltiple», indicó la profesional.

Lo que diferencia el poliamor de una relación abierta, es que en esta última hay consentimiento de partes involucradas, por ende, no hay amantes. Si los hubiera, existiría una infidelidad. Diferente también es el amor libre, que además de no exigir exclusividad sexual, no exige exclusividad emocional. En el caso de la pareja swinger, realizan intercambios sexuales con otras parejas de manera ocasional o esporádica.

Por último, pero no menos importante, existen las parejas ménaje à trois, que introducen a otra persona con fines sexuales, de manera ocasional o esporádica. Generalmente son monógamas socialmente y no suele haber vinculación sexoafectiva, al igual que en parejas swinger.

La sexologa, además, agregó: «Creo que el desafío es preguntarnos cómo y de qué manera quiero amar, sabiendo que la monogamia y el amor romántico tradicional no es la única manera de vincularnos sexo-afectivamente. Entender el amor en sus múltiples formas y variables, en un marco de consenso y respeto ante de la diversidad, nos abre la posibilidad de una sociedad con vínculos amorosos más libres, cuidadosos, éticos y auténticos».