El costo de la Canasta Básica Total (CBT), que mide la línea de pobreza, subió un 4,6% en mayo y se ubicó por debajo de la inflación general. Por ende, una familia tipo (dos adultos y dos niños) necesitó en el quinto mes del año 99.677 pesos para no ser considerada pobre, según informaron desde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) este martes. Vale aclarar que esta cifra no tiene en cuenta el gasto en alquiler.

La CBT incluye, además de alimentos y bebidas, algunos servicios como salud, transporte, comunicaciones, indumentaria y calzados, entre otros.  

Mientras tanto, la suba de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que determina la línea de indigencia, avanzó un 4,6% en mayo. En consecuencia, una familia debió juntar como mínimo 44.499 pesos para no caer en la indigencia.

La inflación de mayo fue del 5,1%, lo que implica que descendió respecto del 6% de abril y del 6,7% de marzo, pero su nivel fue también elevado. Nuevamente, el alza en Alimentos y bebidas no alcohólicas (4,4%) fue lo que mayor incidencia tuvo en el índice general en todas las regiones.