La Embajada de Reino Unido invitó a un grupo de parlamentarios uruguayos a visitar las Islas Malvinas. De la comitiva participaron representantes del Partido Colorado (PC), Partido Nacional (PN), Cabildo Abierto (CA) y Partido Independiente. El Frente Amplio, por su parte, se negó a participar, argumentando que Malvinas es un territorio en conflicto, con un país vecino como Argentina. El cual, además, es un fuerte socio económico.

El frente opositor al presidente Lacalle Pou, emitió un comunicado donde deja muy en claro su posición. «La visita a estas tierras, significan una ofensa a la Argentina«, argumentaron. “Esos territorios fueron usurpados y reconocemos la soberanía de nuestros vecinos sobre ese territorio”.

El FA entiende que la invitación, “no debería hacerla la autoridad británica” cuando hay un conflicto bilateral pendiente. No solo sería «una mala señal», sino que iría en contra de su convicción de que la soberanía «corresponde a la República Argentina», reafirmó el partido del opositor, Sebastián Vladomir.

Desde el otro lado, el diputado Felipe Schipani (PC), indicó que la visita es ofrecida anualmente, y la han aceptado previamente, políticos de «todos los partidos». Ya que, conocer la realidad de las Islas Malvinas, no implica «para nada» reconocer la soberanía británica sobre ellas.

El diputado oficialista Jorge Pozzi, quien un día antes canceló su viaje, remarcó que Uruguay tiene que abrirse al comercio con las islas. «El comercio entre Malvinas y nuestro país, se ha visto restringido. Porque Uruguay no permite que barcos con bandera de las islas atraquen en puertos uruguayos, en una muestra de apoyo a los reclamos de Buenos Aires. Eso supone un gran perjuicio para Uruguay, porque esos barcos van a Brasil y Chile, donde no tienen problemas”, remarcó Pozzi.