La inflación no da tregua a los bolsillos de los argentinos. En este sentido, a pesar de la tendencia hacia la baja en este último tiempo, sigue preocupando el alto nivel inflacionario. De acuerdo a varios relevamientos privados, la inflación de junio sería del 5%. De esta manera, el primer semestre del año acumularía un alza en torno al 35%. 

El rubro que más aumentó su precio es el de los alimentos, es decir que la inflación impacta de gran manera en los sectores de menores recursos. El consumo se ve también afectado por esta situación. De hecho, el INDEC informó que las ventas en supermercados cayeron en abril 1,9% mensual tras el salto inflacionario de marzo. 

Los estudios de las empresas privadas coinciden que “las proyecciones para el tercer trimestre reiteran un nivel ascendente en la dinámica de precios”. “En concreto, en el período julio-septiembre 2022, el aumento acumulado de precios minoristas se situaría en 12,7%, nivel superior al del mismo período de 2021, cuyo registro fue 9%”, expresó Martín Calveira, investigador del IAE Business School. 

“Las proyecciones de inflación se sostienen en un mayor nivel promedio respecto al año anterior. El relevamiento de expectativas de mercado (REM) del Banco Central estima un crecimiento anual sensiblemente mayor del nivel de precios respecto del mes anterior”, añadió.