La Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS) ha anunciado la desvinculación de casi 300 empleados. La noticia se da en un contexto marcado por la ola de despidos en el sector estatal impulsada por el Gobierno. Esta medida, que afecta a 135 personas en febrero y a otras 163 en esta ocasión, refleja los ajustes anunciados por el presidente Javier Milei. Y que ya había señalado la necesidad de reducir la nómina de empleados públicos.

El proceso de desvinculación se enmarca en el plan de ajuste que contempla la baja de 15 mil contratos para finales de marzo. Mientras que los 55 mil restantes serán objeto de renovación por seis meses o entrarán en revisión. En el caso específico de ANDIS, la suma de los despidos de febrero y los actuales eleva el total de empleados apartados de sus puestos a 298 personas.

Diego Spagnuolo, director del organismo, firmó un comunicado en el que solicitó la baja por rescisión de contratación de las personas afectadas. Lo que evidencia el impacto de estas medidas en el personal de la agencia.

Este contexto de despidos también alcanza al ámbito deportivo, como se muestra en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD). El cual ha sufrido una reducción del 30% de su plantilla en la última semana. Cerca de 400 trabajadores han dejado sus puestos, como parte de un plan de adecuación. El cual prioriza la renovación de contratos en base al cumplimiento de horarios y la efectividad de programas y direcciones.