El Gobierno nacional tomó la decisión de quitarle el control de 180.000 planes sociales a las organizaciones. De esta manera, se los traspasarán a las provincias y municipios. Según trascendió, se trata de programas incluidos dentro del Potenciar Trabajo y equivale a un 15% del total de 1,2 millones de beneficiarios. La medida se anunció como efecto de las auditorías que viene realizando el Ministerio de Desarrollo Social. 

Estos reportes revelaron irregularidades dentro de las organizaciones sociales que, actualmente, intervienen como intermediarias entre el Estado y el beneficiario. Cabe destacar que, hace unos días, se conoció que el Polo Obrero le cobra 2% del ingreso a cada uno de los beneficiarios que reporta a esa organización. 

Si se toma que son $19.450 lo que el Estado abona por mes a través de este plan, serían unos $390 por cada beneficiario que cobra. En total, este haber se le descuenta a unos 60.000 beneficiarios, por lo que este movimiento social obtiene un aproximado a los $23,4 millones a través de este ingreso. 

Cabe destacar que el Polo Obrero es una de las organizaciones que más planes sociales recibe junto a Barrios de Pie. Ante esta situación, desde ambas organizaciones, anunciaron que seguirán manifestándose en contra del Gobierno con distintos acampes o cortes de calle.