El futbolista de 34 años, Cristian Tirone, agredió a la árbitra Dalma Cortadi con un puñetazo por la espalda en un partido de la Liga de Tres Arroyos. Por tal motivo, no podrá entrar más a una cancha de fútbol en la Argentina porque se le aplicará el derecho de admisión. Además, fue expulsado de por vida por su club.

Tirone está detenido en la localidad de González Chávez, donde ocurrió la salvaje agresión contra la jueza principal del partido de tercera división entre Independencia y Garmense. Cortadi lo denunció y se le inició una causa penal por lesiones leves.

El marcador central le pegó una trompada en la nuca a la jueza principal cuando ella estaba anotando en su tarjeta la expulsión de un futbolista de Garmense. Cuando cayó al suelo volvió a agredirla con una patada. Inmediatamente, fue detenido por la policía y trasladado a la comisaría.

«Tiene doble responsabilidad por lo que hizo porque es futbolista. Se le aplicará la Ley del Deporte y le aplicaremos derecho de admisión para prohibirle la entrada a cualquier cancha. La sanción será ejemplar porque esto no puede volver a pasar», señaló Eduardo Aparicio, titular del organismo de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, ante la consulta sobre la sanción para el violento agresor.

El presidente del club Garmense, que participa en la Liga de Tres Arroyos, también confirmó que la Comisión Directiva decidió echar a Tirone «de por vida». «No se puede entender ni justificar lo que hizo. Es un muchacho que llegó de una localidad vecina para completar el plantel de tercera división. No es el ejemplo que le queremos dar a los jóvenes que formamos en nuestro club», destacó.