Diego Schwartzman quedó eliminado este miércoles en la segunda ronda del ATP 250 de Eastbourne, en Inglaterra. El «Peque» se despidió del certamen tras ser derrotado por el británico Jack Draper por 7-5 y 7-6 (7-3).

Más allá de lo deportivo, la noticia de mayor relevancia sobre el tenista pasa por un lamentable suceso que nada tiene que ver con su accionar en la cancha. Fue el mismo jugador quien, a través de sus redes sociales, confirmó que sufrió un robo en el hotel en el que se hospeda en el país británico.

«Les cuento que lamentablemente este domingo del hotel me robaron muchas pertenencias, incluyendo el pasaporte, tarjetas de crédito y varias cosas más», escribió Schwartzman en su cuenta de Twitter. No fue el único que tuvo que vivir este difícil momento, ya que su colega español Pedro Martínez también fue víctima de la inseguridad.

Además, en un hilo añadió: «No fue fácil competir esta semana intentando solucionar todo esto previo al partido, ya que el hotel no parece querer hacerse cargo. ¡Abrazo a todos!». Rápidamente la publicación se viralizó y el argentino contó con el apoyo de sus fans.

Por su parte, Martínez, en diálogo con el medio inglés The Guardian declaró: «A mí me robaron el reloj y a Schwartzman algunos objetos de valor. Pasé una mala noche, esa es la verdad. No dormí. Ha sido difícil jugar, pero me he intentado concentrar en eso. No creo que lo encuentren porque no había cámaras en los pasillos».