El tenista argentino con mejor ranking ATP de la actualidad, Diego Schwartzman (25°), disputó su partido correspondiente a la segunda ronda del Abierto de Australia. El «Peque» llegaba con el impulso de haber cortado una racha de ocho partidos sin triunfos, tras vencer en su debut al ucraniano Oleksii Krutykh.

Sin embargo, ese envión que pudo generar la mencionada victoria no le alcanzó a Schwartzman para superar la segunda barrera que tuvo en el primer Grand Slam de la temporada 2023. El tenista porteño, vigésimo tercer preclasificado en Australia, cayó con contundencia por 6-1, 6-4 y 6-4, en una hora y 43 minutos de acción, en manos del estadounidense J. J. Wolf (67°).

Schwartzman encontró en Wolf un rival más decidido a atacar desde el inicio, más incisivo y regular con el primer saque y, sobre todo, más efectivo a la hora de aprovechar sus chances. Por eso el «Peque» no encontró ningún momento del match para sentirse superior, solo pudo emparejarlo con esfuerzo, pero no fue suficiente y se despidió tempranamente del Australian Open.

El tenista argentino, quien no consigue sumar dos triunfos seguidos desde el US Open 2022, en septiembre, concluyó así su novena participación consecutiva en Melbourne, manteniendo sus dos octavos de final (2018 y 2020) como mejores actuaciones. En el futuro cercano de Schwartzman, el objetivo será enfocarse y recuperarse en la gira sudamericana de torneos sobre polvo de ladrillo, su especialidad. Eso será durante el próximo mes, cuando el «Peque» vuelva a disputar los abiertos de Río de Janeiro y Córdoba (en ambos fue finalista en 2022) y el Argentina Open (llegó a las semifinales). Una etapa en la cual el porteño debe defender 540 puntos para el ranking mundial.

Foto: AFP