Temprano, desde las 7 de la mañana en nuestro país, se puso a rodar el fútbol en Qatar 2022, dando inicio a la cuarta jornada de competencia. Fue con el encuentro que tenía como protagonistas al último sub-campeón del mundo, Croacia, y a una de las selecciones africanas que habitualmente está presente en los mundiales, Marruecos.

En la previa, Marruecos y Croacia prometían más, debido a algunos apellidos estelares que estarían en el campo de juego. Pero los marroquíes se dedicaron a esperar ordenados, y los croatas hicieron circular la pelota de un lado al otro careciendo de profundidad y creatividad. El 0 a 0 con que iniciaron casi no corrió peligro de modificaciones, y fue el resultado final que mejor los definió. El cotejo fue dirigido por el árbitro argentino Fernando Rapallini, en su debut mundialista.

Lo mejor del encuentro fue observar la categoría y la claridad con la que distribuye juego Luka Modric, quien a sus 37 años sigue siendo el referente absoluto de una Croacia que espera volver a luchar por el título, pero que hoy dependió excesivamente de la creatividad de la estrella de Real Madrid. En Marruecos los aportes para admirar llegaron desde la velocidad de Achraf Hakimi, el lateral derecho que juega en el París Saint Germain, de los mejores del mundo actualmente en ese puesto.

Con este empate 0-0, Marruecos y Croacia abrieron el Grupo F, sumando un punto cada uno. Y ahora esperan a ver qué ocurre con sus futuros rivales de grupo, Bélgica y Canadá, quienes también se enfrentarán hoy, a partir de las 16 hs de Argentina.