El histórico Rafael Nadal llegó al Abierto de Australia con las mejores expectativas. Arribó como el campeón defensor del título y como el mejor preclasificado del torneo, ante la ausencia del número 1 del ranking, su compatriota Carlos Alcaraz. Aunque, vale recordar que su última experiencia, en el Torneo de Maestros, estuvo muy lejos de ser la mejor.

Pero al tratarse de Nadal, del ganador de 22 Grand Slams, todo el mundo del tenis esperaba verlo ser, una vez más, gran protagonista del Australian Open 2023. Sin embargo, tempranamente, en la segunda ronda del torneo, «Rafa» se encontró con dos dificultades que combinadas se volvieron imposibles de superar: el buen juego de su rival de turno, Mackenzie McDonald, y una dolorosa lesión en la cadera.

Así fue como el nacido en Mallorca, España, no pudo evitar caer en su segundo partido del Abierto australiano 2023, jugado este miércoles, en la madrugada argentina. La derrota de Nadal en manos del estadounidense McDonald se concretó en dos horas y media de juego y tuvo los siguientes parciales: 6-4, 6-4 y 7-5. 

La lesión sufrida por el «Rafa» fue en la parte superior de la pierna izquierda, cerca de la cadera, y se prdujo tras intentar alcanzar un revés defensivo en el último tramo del segundo set. Al respecto, en su conferencia de prensa, explicó: «No es un problema por el que no haya podido jugar en el pasado. No sé si es articular o muscular. Toca hacerse una resonancia y ver qué ha pasado».

Además, con mucha frustración en sus expresiones, Nadal subrayó: «A veces uno se cansa de tantas lesiones. Es un momento difícil y toca aceptarlo. Espero que no sea nada grave ni que me saque de las pistas mucho tiempo. No puedo decir que no esté destruido mentalmente. Ya he pasado por eso muchas veces y no es fácil». Como se señaló, el tenista español defendía el título y llegó a Melbourne con las mejores expectativas, pero con esta temprana derrota descenderá del puesto 2 al 6 del ranking ATP. «Es frustrante y difícil de aceptar», concluyó.