Los Golden State Warriors vencieron por 104-94 a los Boston Celtics en el Chase Center y de esta manera se pusieron arriba 3 a 2 en las Finales de la NBA. Los californianos buscarán sentenciar la historia y obtener el séptimo campeonato de su historia cuando se vuelvan a ver las caras el próximo jueves.

Después de su maravillosa actuación el viernes pasado, Stephen Curry estuvo bastante impreciso ante los de verde en esta oportunidad. Tan opaca fue su noche que terminó sin un triple convertido por primera vez en su carrera en un partido de postemporada.

Aun así, los Warriors pudieron sacar el pleito adelante. Sin los destellos de calidad de su máxima figura, los californianos se apoyaron en su estelar defensa y el juego en equipo para ganarle la pulseada a los Celtics. 

Andrew Wiggins fue el héroe inesperado de los Warriors. El canadiense terminó como goleador de su equipo con 26 puntos y llenó la planilla con 13 rebotes, dos asistencias, dos robos y una tapa.

Así entonces, los Warriors tomaron la delantera en estas Finales de la NBA y ahora viajarán a Boston con la intención de dar el golpe final el jueves. Sin embargo, los de verde esperan que el apoyo de su público sea suficiente para dejar atrás una actuación para el olvido y obligar un Juego 7 en California.