Atlético Tucumán venció 2 a 1 a Lanús por la tercera frecha de la Liga Profesional y toma un poco de oxigeno en la tabla de los promedios. Se trata un gran triunfo y una muestra de carácter para un equipo que no lograba dar vuelta un resultado desde hacía más de un año.

El decano fue superior durante todo el tramite, desplegando una presión alta que ahogaba los intentos de Lanús por salir del fondo con pelota dominada. Esto ocasionó muchas perdidas que fueron aprovechadas por el local en los dos goles.

Sin embargo la siesta del Monumental había empezado cruzada por el gol de Varaldo en la única jugada de peligro que tuvo Lanús en el primer tiempo. Un desvío tras un centro dejó al delantero frente al arquero para que defina con un simple cabezazo.

Los de Pusineri salieron con gran actitud al complemento y su premio no tardaría en llegar. Ramiro Carrera, la gran figura del partido, lo empató con un fierrazo de media distancia y luego sentenció la historia con un penal que el mismo generó.

La hinchada decana que acompañó al equipo a pesar del horario laboral se retiró más que conforme con su equipo. El próximo desafío será Huracán, el próximo domingo en el Palacio Tomás Ducó.